Cara y cruz de Sampaoli en Santos: puntero y elogiado, lo suspenden por exaltado

Cara y cruz de Sampaoli en Santos: puntero y elogiado, lo suspenden por exaltado

Sampaoli será suspendido por acumulación de amonestaciones en Brasil " Jorge Sampaoli es uno de los entrenadores más exaltados sobre el césped", escri

Pichetto: La palabra traición, en política, es un mirar hacia adelante
Alfredo Leuco: Alberto va a ser el testaferro de Cristina o su sepulturero
Lousteau será candidato a senador de Cambiemos en la ciudad

Sampaoli será suspendido por acumulación de amonestaciones en Brasil


Jorge Sampaoli es uno de los entrenadores más exaltados sobre el césped”, escribió Globo Esporte sobre el director técnico argentino, que tiene antecedentes en proferir gritos destemplados y hacer gestos ampulosos mientras camina al costado del campo como un poseído. Es su estilo.

En el conductor de Casilda se aúnan en estos momentos dos conceptos opuestos. Por un lado merece elogios por llevar a
Santos al primer puesto del
Brasileirao, con dos puntos de ventaja sobre Palmeiras tras vencer 3-1 a Avaí. Por el otro, este domingo se transformó en el primer director técnico en el torneo nacional brasileño en acumular tres amonestaciones y recibir una fecha de suspensión. El próximo domingo, cuando Santos reciba a Goias, Sampaoli seguirá el partido desde un palco y en el banco estará su ayudante Jorge Desio. “Tendré que aprender a serenarme y cuidarme. Debo controlar mis emociones porque sin dudas es una incomodidad quedarme afuera del próximo partido”, expresó Sampaoli, que en las conferencias de prensa responde en español, y a lo sumo intercala la palabra “jogo” en sus exposiciones.

En 12 fechas, Sampaoli recibió tarjetas amarillas ante Inter (sexta jornada), Atlético Mineiro (octava) y Avaí (decimosegunda). Dentro del sobrecargado calendario brasileño, Santos puede concentrar sus esfuerzos en perseguir el título que no obtiene desde 2004. Su agenda quedó libre de compromisos internacionales tras ser eliminado en febrero de la Copa Sudamericana por River de Uruguay, y despedirse de la Copa Brasil al perder con Atlético Mineiro a principios de junio.

Desde hace varios años, la situación futbolística de Santos es más austera que la gloriosa historia que escribió con Pelé y Pepe en la década del 60. Por eso, ahora se destaca que el Peixe es puntero del Brasileirao, algo que no ocurría desde 2016, cuando al cabo de la 18a fecha compartía el primer lugar con Corinthians y Palmeiras. En solitario, no estaba en lo más alto de las posiciones desde 2004, último año en el que conquistó el Brasileirao. Después de 15 años encadenó seis victorias consecutivas.

Sus perseguidores en el Brasileirao atienden más de un frente. El escolta, Palmeiras, está disputando la serie de los octavos de final de la Copa Libertadores ante Godoy Cruz; el sábado empató con Vasco Da Gama y dejó abierta la posibilidad a que Santos quedara solo en la cima. El tercero, Flamengo, también define el paso a los cuartos de final contra Emelec. Igual, Sampaoli considera que Palmeiras está en una situación favorable para pelear porque su poderío económico le permite mantener planteles costosos y reforzarse de acuerdo con sus necesidades. En Santos ocurre lo contrario: su presidente no cumplió con las contrataciones que había prometido.

Así como señala la irascibilidad de Sampaoli, la cadena Globo Esporte también reconoce sus méritos en el rendimiento del equipo. El medio periodístico sostiene que “Santos es un líder sólido y competitivo. El triunfo sobre Avaí tuvo un alma latina y evidencia el control del entrenador sobre su elenco. El trabajo de Sampaoli es brillante”.

La carrera de entrenador de Sampaoli tiene un fuerte contraste. Si su gestión en clubes de Perú, Ecuador, Chile (incluido el seleccionado), España y ahora Brasil merece alabanzas, su balance con el seleccionado argentino solo recogió rechazo y cuestionamientos en la opinión pública.

Después de salir del Mundial con el ánimo muy dañado por la decepción deportiva y la convulsionada convivencia en Rusia, Sampaoli vuelve a encontrar en el fútbol una fuente de afecto y elogios. En la victoria contra Avaí, después de mucho tiempo se volvió a llenar el estadio de Vila Belmiro y los hinchas mostraron entusiasmo. “No niego que me pone feliz la aceptación que recibo en un país que no es el mío, con gente que me trata muy bien. Es un desafío muy grande venir acá como extranjero. Siempre tuve la curiosidad de dirigir en Brasil”, agradeció Sampaoli, que igual está precavido de los repentinos cambios de humor que depara el fútbol: “Ahora el ánimo es alto, pero a lo mejor en dos semanas estamos hablando de otra cosa, de algo negativo. Hay que estar muy concentrado y atento para evitar ese momento. Ahora hay que apretar al equipo para que mejore y profundice conceptos. Lo que percibo en la gente es un poco exagerado, en la convivencia del día a día observo una gran ilusión. En noviembre veremos dónde estamos. A nosotros todo nos cuesta mucho. En algún momento vendrá la adversidad, veremos cómo le ponemos el pecho”.

Desde su entorno comentan que Sampaoli se siente muy feliz en estos siete meses que lleva en Brasil. Compagina su obsesión por el fútbol con un estilo de vida que lo relaja, como vivir con su pareja en un departamento frente al mar, cruzarse a la playa para jugar al futvoley, practicar surf cada tanto e ir al club en una bicicleta que debió reponer porque se la robaron una vez que la dejó en la puerta de un banco. Volcánico sobre el césped y frente al pizarrón, lúdico sobre las arenas del litoral. Ser huésped en la casa de Pelé para Sampaoli es un experiencia que merece ser vivida.


Las playas cercanas a Santos son una atracción para Sampaoli
Las playas cercanas a Santos son una atracción para Sampaoli

El resumen de la última victoria: 3-1 a Avaí

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Leer nota completa

COMENTARIOS

LITTPAPER 0
DISQUS: 0