Santiago Cafiero, el joven que se convirtió en la mano derecha de Alberto Fernández

Santiago Cafiero, el joven que se convirtió en la mano derecha de Alberto Fernández

El presidente electo y su jefe de Gabinete habían trabajado juntos en la campaña de Randazzo en 2017 Santiago Cafiero, futuro jefe de Gabinete, conoci

Inquietud de vecinos y comerciantes de El Palomar por la restricción horaria que empieza hoy
Macri reunió a su gabinete y habló de un cambio de clima de cara a la elección
La charla Ruggeri-Gallardo: ¿No te acordás que te marcaba y no te pegaba?

El presidente electo y su jefe de Gabinete habían trabajado juntos en la campaña de Randazzo en 2017

Santiago Cafiero, futuro
jefe de Gabinete, conoció a
Alberto Fernández hace poco más de dos años, durante la campaña electoral de 2017, en la que los dos trabajaron detrás de la candidatura de
Florencio Randazzo, rival de
Cristina Kirchner.

El hoy presidente electo lo convirtió en poco tiempo en su dirigente de máxima confianza, su álter ego. En la actualidad no hay nadie que exprese con mayor claridad su pensamiento. Hablar con “Santi”, como le dice su jefe, es como hablar con Fernández.

El futuro jefe de Gabinete lleva la política en la sangre. Es hijo del exembajador argentino en el Vaticano
Juan Pablo Cafiero y nieto del exgobernador de la provincia de Buenos Aires
Antonio Cafiero. Nació el 30 de agosto de 1979 y empezó a militar en la Juventud Peronista (JP) a los 15 años, en la villa La Cava, de San Isidro. Politólogo de la Universidad de Buenos Aires (UBA), cursó la maestría en Políticas Públicas en la Universidad Torcuato Di Tella.

Su carrera política empezó de la mano de
Daniel Scioli. Trabajó en la gobernación bonaerense como asesor de la Subsecretaría de Asuntos Municipales, subsecretario de Industria, Comercio y Minería, subsecretario de Políticas Sociales del Ministerio de Desarrollo Social y subsecretario de Modernización. En 2008 fue electo presidente del
PJ de San Isidro. Fue concejal y candidato a intendente en 2011 y 2015, enfrentando a Gustavo Posse.

La apuesta por Randazzo llegó después de iniciar un camino de renovación. Aficionado a la literatura, al dejar el Estado había inaugurado una librería con un grupo de amigos. Llegó al equipo del exministro de Transporte por medio de su amigo, el intendente de San Martín
Gabriel Katopodis, futuro
ministro de Obras Públicas. Cafiero pretendía generar un nuevo espacio de construcción, con más debate político que el que había habido hasta ese momento en el peronismo.

Esa búsqueda se redireccionó a principios de 2018. Fernández, que ya se había reconciliado con Cristina Kirchner, le pidió que armara un grupo de políticas públicas, para darle contenido a la construcción de la unidad. Así nació el
Grupo Callao, que Cafiero coordinaba.

En paralelo al nacimiento de ese grupo, el politólogo empezó a acompañar a Fernández en cada uno de sus viajes por las provincias. Se ocupaba de aceitar vínculos con distintos sectores del peronismo, siempre en nombre de su nuevo jefe. Para entonces, ya sostenía que haber intentado aislar al kirchnerismo había sido un error de los que no reconocían la conducción de Cristina Kirchner.

La relación entre Fernández y Cafiero se afianzó este año, cuando quedó a cargo de la campaña. En el equipo del presidente electo destacan como su mayor virtud que mantiene la tranquilidad, incluso en los momentos de mayor tensión. Esa cualidad se pondrá a prueba desde los primeros días de la gestión.

ADEMÁS

Leer nota completa

COMENTARIOS

LITTPAPER 0
DISQUS: 0